Make your own free website on Tripod.com
XXVII

No imagines que una persona íntegra tiene la ambición de iluminar a los que no han alcanzado conciencia o de elevar a las personas del mundo hacia el reino divino.
Para él, no hay yo y otro, por tanto, no hay a quien elevar.
Su única preocupación es su propia sinceridad.