Make your own free website on Tripod.com
XLIV

Ésta es la naturaleza de la mente no iluminada:
Los órganos de los sentidos, los cuales son limitados en su campo y habilidad, acumulan información al azar.
Esta información parcial es organizada en juicios que son basados en juicios previos, que usualmente son basados en ideas insensatas de otros.
Estos falsos conceptos e ideas son almacenados en un sistema de memoria altamente selectivo.

Distorción sobre distorción: la energía mental fluye constantemente por canales contorcionados e impropios y conforme más se usa la mente, más confuso se vuelve uno.

Para eliminar el enojo de la mente, no ayuda el hacer algo; esto solamente refuerza la mecánica mental.
El disolver la mente es, en vez, caso del no-hacer:
Sencillamente evita atarte a lo que ves y piensas.
Abandona la noción que estás separado de la omnisciente mente del universo.
Entonces puedes recobrar tu original intuición pura y ver atravez de todas las iluciones.
Conociendo nada, estarás conciente de todo.

Recuerda: puesto que la claridad e iluminación se hallan en tu propia naturaleza, ellas se recobran sin moverte ni una pulgada.