Make your own free website on Tripod.com
SHUN TSU

Selecciones traducidas por

MICHAEL HOFIUS CASTAÑEDA

UNA DISCUSIÓN ACERCA DEL CIELO
Hay principios constantes que son base del comportamiento del Cielo. El Cielo no prevalece porque tu seas el sabio Yao ni se desaparece porque seas el tirano Llie. Las bendiciones resultan del responder al Cielo creando orden; infortunio resulta cuando respondes con desorden. Cuando te concentras en la agricultura y la industria y eres conservativo con los gastos, el Cielo no puede enpobrecer tu estado. Cuando guardas en reserva provisiones y actúas con prisa en las emergencias, el Cielo no puede infligir enfermedad a tu pueblo. Cuando te concentras en la cultivación de la Vía, el Cielo no puede mandar desastres. Por tanto, aun y cuando vengan las sequillas y las inundaciones, no pueden traer el hambre, los extremos de temperatura no traerán enfermedad y los fenómenos extraños no traerán mala dicha.

Por otra parte, si ignoras la agricultura y la industria y gastas extravagantemente, el Cielo no puede hacer tu país rico. Si eres negligente con las provisiones y eres lento para responder a las crisis, el Cielo no puede mantener tu país entero. Si renuncias la Vía y actúas sin juicio, el Cielo no puede hacer que tu país tenga dicha. En tal caso, el hambre resultará aun cuando no venga inundación ni sequilla; vendrá la enfermedad aun cuando no venga clima severo; el infortunio ocurrirá sin que vengan fenómenos extraños. Aun cuando los hijos del mar son idénticos a los de una era ordenada, la resultante fortuna o infortunio será diferente. Pero no has de resentir al Cielo. Es tu Vía la que es responsable. Es así que aquellos que pueden distinguir entre lo que es del reino del Cielo y lo que es del reino del hombre son personas del orden más alto.

¿Son orden y desorden producto del Cielo? Digo yo, que el sol y la luna, las estrellas y las constelaciones son iguales como eran durante el tiempo de Yu y Llie. Yu trajo orden, Llie creó desorden; por tanto, orden y desorden no provienen del Cielo. ¿Son entonces, producto de las estaciones? Digo yo, que las plantas brotan y crecen en la primavera y el verano y son cosechadas y almacenadas en el otoño y el invierno, tal como lo fueron durante los reinos de Yu y de Llie. Dicho esto, Yu trajo orden y Llie trajo desorden. Luego, orden y desorden no son productos de las estaciones. ¿Serán las tierras entonces? Digo yo, que el obtener tierras conduce a Vida y la pérdida de tierras conduce a la Muerte, así como fue en tiempos de Yu y de Llie. Mas Yu trajo orden y Llie desorden. Por tanto, orden y desorden no son productos de las tierras.

¿Por qué llueve después de una plegaria por lluvia? Digo yo, que por ninguna razón. Es lo mismo que cuando llueve y no habías rezado. Cuando hay eclipse del sol o de la luna, lo «guardas»; cuando hay sequilla, rezas por lluvia; cuando es importante tomar una decisión, adivinas. No es porque puedas ganar algo haciéndolo. Es simplemente adorno. Por estoel caballero los considera adorno, pero la gente común piensa que hay espíritus que participan. El considerarlos adorno es propicio; el considerarlos actos espirituales es poco propicio.

UNA DISCUSIÓN ACERCA DEL RITUAL
¿De dónde viene el ritual? Yo digo que las personas tienen deseos desde el tiempo en que nacen. Cuando desean algo que no pueden obtener, inevitablemente intentan conseguirlo. Cuando no se les impone límites a las maneras en que pueden conseguirlo, inevitablemente luchan por ello. La lucha conduce al desorden; desorden al agotamiento. Los monarcas de antaño detestaban el desorden y por esto instituyeron el ritual y los principios morales para fijar las porciones individuas: así pudieron satisfacer los deseos de las personas y suplir sus necesidades. Así es cómo se creó el ritual.

Los sacrificios se conciernen con las sentimientos de devoción y de añoranza. Sentimientos de depresión y de melancolía que ocasionalmente surgen, no pueden prevenirse. Por esto, aun cuando goza de compañía agradable, un oficial leal o un hijo filial ocasionalmente será agobiado por la congoja. Si está muy conmovido por sus sentimientos, pero se refrena y no los expresa, no estará completado en lo ritual. Por tanto, los monarcas de antaño establecieron maneras para cumplir con el principio de honrar a aguéllos quienes merecen honor y de expresar intimidad para con los parientes. Así pues, los sacrificios se conciernen con el sentimiento de devoción y añoranza. Cumplen la lealtad, la fe, el amor y el respeto. La conducta ritual es el perfeccionamiento del decoro. Solamente los sabios pueden entender esto completamente. Los sabios lo comprenden; los caballeros cómodamente lo ejecutan, los oficiales los preservan y la gente común los consideran costumbre. Los caballeros lo consideran el arte de la manera del hombre. La gente común piensa que tiene algo que ver con los fantasmas.

LA NATURALEZA HUMANA ES MALA
La naturaleza humana es mala. El bien es un producto humano. La naturaleza humana es tal que las personas nacen con un amor para la ganancia. Si persiguen estas inclinaciones, lucharán y robarán de otros y las inclinaciónes de deferir o de ceder fallecerán. Nacen con miedos y con odios. Si los persiguen a estos, se tornarán violentos y las tendencias hacia la buena fe fallecerán. Nacen con deseos sensorios hacia sonidos y vistas placenteros. Si los indulgen, el desorden de la licencia sexual resulatará y el ritual y los principios morales se perderán. En otras palabras, si las personas acuerdan con la naturaleza humana y persiguen sus deseos, inevitablemente acabarán luchando, robando, violando las normas y actuando con abandono violento. Por consiguiente, solo después de que los hombres sean transformados por maestros, por ritual y por principios morales, deferirán, se conformarán a la cultura y vivirán en buen orden. Visto de esta manera, es obvio que la naturaleza humana es mala y el bien es un producto humano.

Una tabla de madera torcida requiere ser puesta al vapor y forzada antes de enderecerce; una hoja de metal requiere aplicarse a la piedra de afilar antes de tomar filo. Puesto que la naturaleza de las personas es mala, para que se corrijan, deben de ser enseñados por maestros y para que sean ordenados, deben adquirir el ritual y los principios morales. Cuando a la gente les falta maestros, sus tendencias no se corrigen; cuando no tienen ritual ni principios morales, su ilegalidad no se controla. En la antigüedad los sabios monarcas reconocieron que la naturaleza de los hombres es mala y que sus tendencias no se estaban corrigiendo y que su ilegalidad no se estaba controlando. Por consiguiente, crearon los rituales y los principios morales e instituyeron leyes y limitaciones para dar forma a la naturaleza emocional de las personas a la vez de dirigirla. Así, todo se hizo ordenado y se conformó a la Vía. Aquellas personas que hoy día son transformadas por maestros, que acumulan conocimiento y que siguen el ritual y los principios morales son caballeros. Aquellos que indulgen sus instintos, que actúan impulsivamente y que violan el ritual y los principios morales son personas inferiores. Visto desde esta perspectiva, es obvio que la naturaleza humana es mala y que el bien es un producto humano.

Mencius decía que la capacidad de las personas para aprender es evidencia de que su naturaleza es buena. No estoy de acuerdo. Su declaración demuestra que no sabe lo que es la naturaleza humana y que no ha ruminado sobre la distinción entre lo que es naturaleza humana y lo que es creado por el hombre. La naturaleza humana es lo que el Cielo provee: no puede ser aprendido ni puede ser elaborado. El ritual y los principios morales fueron producidos por los sabios: son cosas que las personas pueden dominar por medio del estudio y del esfuerzo. «Naturaleza humana» se refiere a lo que existe en las personas y que no puede, por medio del estudio y el esfuerzo, alcanzarse. «Productos humanos» se refiere a lo que las personas pueden adquirir por medio del estudio y el esfuerzo.

Ahora bien, es naturaleza humana el querer comer hasta llenarse cuando uno está hambriento; el querer calentarse cuando uno siente frío; el querer descansar cuando uno está cansado. Todos estos son parte de la naturaleza emocional de las personas. Cuando un hombre siente hambre mas, al ver a uno mayor, le permite a él comer primero, es porque sabe que debe de ceder. Cuando está cansado mas no se atreve a descansar, es porque sabe que está de turno. Cuando un hijo cede a su padre, o un hermano menor cede a su hermano mayor, o cuando un hijo hace el trabajo por su padre o un hermano menor lo hace por su hermano mayor, sus acciones van contrarios a sus naturalezas y van en contra a sus sentimientos. No obstante, estas son las maneras del hijo filial y de los principios del ritual y de la moralidad. Por tanto, si las personas siguen sus sentimientos y su naturaleza, no deferirían ni cederían, ya que el deferir y el ceder van contrarios a su naturaleza emocional. Visto desde esta perspectiva, es obvio que la naturaleza del hombre es mala y que el bien es un producto humano.

Fanruo y Yushu fueron grandes arcos de tiro en tiempos antaños pero no podían, por su propia cuenta, ser precisos sin ser prensados y enderecidos. Las grandes espadas de antaño, Cong del Duque Huan, Lu del Rey Wen, Ju del Señor Lluang y Ganlliang, Moye, Lluqüe, Biluí del Rey Jelií, nunca se hubieran afilado sin ser aplicados a la piedra de afilar. Tampoco hubieran podido cortar sin que hombres usasen su fuerza. Los maravillosos corceles de antaño, Jualiu, Quillí, Shianlí y Luer, no hubieran podido cabalgar mil Li en un día si no hubiesen primero sido enfrenados por el bocado y la brida, enseñados a responder al látigo y montados por alguno como Saofú. Similarmente, un hombre puede que tenga un temperamento fino y una mente descriminante pero primero debe de buscar un maestro sabio con el cuál estudiar y buenos amigos con quienes asociarse. Si estudia con un maestro sabio, lo que oiga concernará la vía de Yao, Sun, Yii y Tang. Si halla buenos amigos con quienes asociarse, lo que observa será la lealtad, la buena fe, el respeto y la deferencia. Cada día se aproximará más a la humanidad y a la moralidad sin darse cuenta de ello, todo a causa de la influencia de ellos. Pero si vive con gente mala, lo que escuchará será decepción y mentiras y lo que observará será comportamiento salvaje, sin disciplina y avaro. Sin darse cuenta de ello, terminará siendo criminal, todo a causa de la indiferencia de ellos. Se ha dicho, «Si desconoces al hombre, observa a sus amigos. Si desconoces al señor, observa a sus atendientes». La influencia afecta a todos.

Índice Espiritual de Mike