Make your own free website on Tripod.com
XXXII

El Tao no se puede percibir.
Más pequeño que un electrón,
pero contiene galaxias sin cuenta.

Si hombres y mujeres poderosos
podrían quedarse centrados en el Tao,
todas las cosas se quedarían en armonía.
El Mundo se tornaría en paraíso.
Todas las personas estarían en Paz,
y la ley estaría escrita en sus corazones.

Cuando hay nombres y formas,
entiende que son provisionales.
Cuando hay instituciones,
entiende cuales deben ser los límites de sus funciones.
Sabiendo dónde deternerse, puedes evitar cualquier peligro.

Todas las cosas acaban en el Tao
como los ríos fluyen al mar.