Make your own free website on Tripod.com
XXXVII

El Tao nunca hace nada,
no obstante, por medio de él, todas las cosas son hechas.

Si hombres y mujeres poderosos
pudiesen centrarse en él,
el mundo entero sería transformado
por sí sólo, en sus ritmos naturales.
Las personas estarían contentas
con sus vidas simples, diarias,
en armonía y libres de deseo.

Cuando no hay deseo,
todas las cosas están en paz.