Make your own free website on Tripod.com

ELEMENTOS BÁSICOS



I.
FIRMEZA DEL APARATO.- Para poder crear un producto en redondo, ha sido necesario reducir al mínimo la vibración. El desarrollo de piezas móviles de acero con cojinetes, la rotación contínua, y piezas fijas, también de acero, han resultado en una gran reducción en la vibración inherente del torno mismo. La vibración de un material como la madera es lo suficientemente problemática, sin añadirle también otras vibraciones. Además, mientras más grande el torno, más pesa y por ello, más es su estabilidad. La posibilidad de crear grandes elementos arquitectónicos como columnas, ha requerido estos desarrollos. Para poder tornear con precisión y seguridad, un torno bien balanceado, sin vibraciones y firmemente atado a tierra firme es necesario. Mientras más consideración se le da a estos detalles, mejor.

Firmeza es también importante en la guía. Ésta tendrá que soportar la tensión, la vibración, el impacto ocasional y el desgaste de las herramientas. Los tornos usualmente traen uno o dos guías de diferentes largos. Se pueden construir para largos mayores como se ilustra en las fotos.

Son hechas con un ángulo de acero (hierro). Uso de 3/16" (.48 cm) de grueso o más. La dimensión de cada brazo es de 2 pulgadas (5 cm) usualmente. La madera debe de ser bien densa. Madera de Fresno, Roble o Arce duro es buena. Los caños son de 3/4" diámetro interior, como los que se usan también para prensas. La rosca que traen es usada para ensartarlos en los dos agujeros en la pieza de madera y se puede cortar el
caño de tal forma que uno acaba con los dos requeridos para una guía. En la mayoría de casos, estos materiales se han podido sacar de desperdicios. Después de perforar hoyos para los tornillos, el ángulo se atornilla a la pieza de madera. He construído guías de varios largos conforme las he necesitado para diferentes obras. Las tengo de 3", 7", 13" 18" 24" y 31". La de las fotos es la de 24".

Las bases para estas guías pueden fabricarse también. Los tornos traen uno, usalmente de metal, para sostener la guía que traen. Las fotos que siguen muestran una de las que hago para mi torno. La base contiene una guía que hice de 7" de largo y usando sólo un caño.
Aquí vemos el conjunto de guía, base y prensa de base.

Aquí se ve la prensa sencilla con que se fija la base a los rieles del torno.

Base y guía más de cerca. Vistas del lado del torno.

Base y guía vistas del lado del tornero. Nótese el tornillo en «U» con que se fija la guía a la base. Esta guía tiene más refuerzo de acero que las de dos caños, requiriendo soldadura.

II.
VELOCIDAD.- Probablemente el mayor problema que dominar en el desarrollo del arte de la tornería fue el incremento en la velocidad rotatoria. Cuando los tornos corrían a impulso humano, la velocidad era baja e interrumpida. La regla más importante para el tornero se expresa así: Mientras más altas las revoluciones por minuto, mejor, siempre y cuando no cause otros problemas. Al tornear la madera, una velocidad de 1.500 RPM a 2.500 RPM es ideal para los trabajos de diámetro y peso regulares. En casos de mayor diámetro o peso, digamos de más de 8 pulgadas de diámetro, una reducción es usualmente requerida. Pero la regla de tornear a la velocidad más alta que se pueda sigue siendo invaluable. La mayor velocidad de corte significa que la estructura fibrosa de la madera puede aprovecharse. Al tornear, lo que nos imponemos es CORTAR la fibra, no rasparla. No es material como los metales o los plásticos que son homogéneos. La madera es formada de múltiples fibras con espacios bastante menos densos entre ellos. Cuando esta fibra pasa por el filo de la herramienta a una baja velocidad, es difícil de cortar, se crea calor excesivo y se desafila la herramienta. Cuando se tornea un artículo de 10 o más pulgadas de diámetro, la velocidad en la circunferencia puede alcanzar 40 Km/hr. Por tanto, a estos diámetros, puede ser peligroso el trabajo y más experiencia se requiere para cumplir los trabajos seguramente y con éxito.

III.
TEMPLE.- Con la venida del acero de alto contenido carbónico, se hizo posible crear herramientas cuyos filos podían mantenerse. Sin esta cualidad, mucho tiempo se pasa afilando las herramientas dejando menos tiempo para la ejecución de la obra. También con un corte más limpio, menos tiempo se requiere en lijar y pulir la obra torneada. El mantener un buen filo es crítico en este arte. Véase la página de afilamiento.

IV.
MONTAJE.- Montaje dependible del material en el torno es también importante. Hay varios sistemas para lograr esto y cada torno trae accesorios para este fin. Pero, a propósito de esto, una cola móvil es crucial. Si el torno no trae una punta que rota (usualmente a base de cojinetes) en el extremo opuesto al del motor, es importantísimo proveérsele este accesorio. Usualmente se pueden mandar a pedir de EEUU o de Europa. Otro punto importante en el montaje entre centros es que mientras más suave es el material, más presión entre centros se requiere, no para penetrar los extremos del material, sino para mantenerlo en su lugar. El tornillo de ajuste en la cola también requiere que se le pueda asegurar. Usualmente algún sistema de prensa viene proveído para este fin.