Make your own free website on Tripod.com
LXXIII

EL Tao siempre está relajado.
Se sobrepone sin competir,
contesta sin decir una sola palabra,
llega sin ser llamado,
logra sin planificar.

Su red abarca todo el universo.
Y aunque su malla es bien abierta,
no permite que nada se pase.